PABLO LEBEDINSKY

franjapo3

Buenos Aires, Argentina

Es difícil transmitir en el papel las sensaciones que uno siente sobre la bici, y solo se pueden experimentar de una sola manera… Pedaleando

Mi bici y yo somos una unidad indivisible toda vez que me subo a ella.

Desde el momento que pongo mi pie en el pedal empieza a correr una sensación de bienestar por mi cuerpo y mi mente y por unos segundos me traslado a otro lugar del que vuelvo rápidamente ante el atronador sonido de una bocina innecesaria.

La bici me traslada, me da libertad, me muestra lo invisible, me sensibiliza, me rodea de energía, me da poder para circular por donde muchos no pueden hacerlo, me otorga el beneficio de controlar mis viajes, mi tiempo y mi ritmo.

Uso la bici todos los días para ir a trabajar, y lo que veo son autos y mas autos todos atorados en un trafico que dista mucho de ser tranquilo y amigable.

En mi bici recorro calles y avenidas con paisajes diversos, gente diferente a cada metro que avanzo, olores y colores que me marcan el camino. Luces que calan hondo en mis ojos y sonidos que hacen nido en mis oídos y me mantienen siempre atento.

En mi bici siempre me acompaña la música que sale estridente por mi parlante inalámbrico con el que lleno de notas musicales cada rincón de mi ciudad de Buenos Aires. Esas notas van desde el tango hasta el rock pesado y la música clásica y el folklore.

Todos los días promuevo el uso de la bicicleta como medio de transporte sustentable, como una opción sana para trasladarse por la ciudad y una herramienta de pacificación urbana, y es fundamental que todos entiendan realmente lo que significa usar la bici en una ciudad convulsionada y sumamente congestionada a causa del aumento de circulación progresivo y sostenido de vehículos motorizados.

Es difícil transmitir en el papel las sensaciones que uno siente sobre la bici, y solo se pueden experimentar de una sola manera…

Pedaleando.

Vota por la Historia haciendo click
en el “Planeta” y Compártela


20
Loading...

MÁS HISTORIAS

Similar Works

Pablo Lebedinsky